Espejo DIY

Espejo DIY

Dale un toque diferente a tus espacios

Imprimir página

Te retamos a crear este Espejo DIY con las herramientas BLACK+DECKER. Descubre cómo crearlo desde cero.

  1. Lo bueno de trabajar con herramientas de BLACK+DECKER es que funcionan sin cables y con una sola batería, que después de cargarla la puedes usar con la Sierra de Calar, la Sierra Circular, la Lijadora e incluso un Taladro. ¡Esto es muy útil cuando estás trabajando y necesitas cambiar de una herramienta a otra!

  2. ¡Comencemos a crear nuestro espejo! Empezamos cortando la placa MDF (que servirá de base) en las siguientes dimensiones: 120x90 cm, que se ajustan a 4 filas de 3 espejos de 30x30 cm. Si prefieres espejos de mayor o menor tamaño, deberás adaptar las dimensiones a los espejos que tengas.



    Utiliza la Sierra Circular para obtener un mejor acabado. También puedes elegir una Sierra de Calar, si lo prefieres. 



    Te aconsejamos que tengas cuidado con este tipo de equipo: utiliza siempre gafas de seguridad para evitar astillas en los ojos, una máscara respiratoria para evitar la respiración de serrín y guantes de seguridad.

    Utiliza Sargentos para unir el panel a una mesa o banco de trabajo, de esta manera, el panel no podrá resbalarse, y no lo tendrás que sostener tú mismo.

  3. Ya puedes pegar los espejos en la placa MDF: aplica el pegamento siguiendo un patrón zigzag para conseguir una mejor adherencia y deja que se seque un par de segundos antes de pegar las dos superficies entre sí.

    Presiona firmemente para eliminar el aire, y obtener una superficie plana y los bordes alineados.

    Ahora es el momento de poner la guinda del pastel: la moldura de madera y el marco.


  4. Comienza con la moldura exterior: corta las molduras de las esquinas según las dimensiones de los 4 lados: 2x120 cm y 2x90 cm. Deja un margen de 1 a 2 mm para el montaje. 

    Corta el extremo en inglete para que puedas colocar uno contra el otro. 

    Un pequeño consejo: es mejor cortarlos un poco más largos y después usar papel de lija para conseguir la medida exacta con más precisión. De esta manera, evitarás cortar la misma pieza de nuevo, por haber cortado de menos la primera vez.

  5. Pega las 4 molduras de las esquinas para que formen el marco exterior. La moldura de esquina de 10 mm debe cubrir perfectamente la placa de MDF (8 mm) y los espejos (2 mm).  


  6. Puedes poner el espejo en una mesa para facilitar el trabajo y colocar Sargentos en el marco para evitar que se mueva.

  7. Corta la moldura plana a la medida precisa. ¡Es hora de darle al marco un poco más de volumen y también añadir algunos detalles ornamentales!  

    Elegimos hacerlos pieza por pieza, para que cada uno tenga exactamente la longitud adecuada. 

    Pon la moldura donde la desees, dibuja una línea con un lápiz, corta la moldura de la medida que quieras y pégala en el marco de refuerzo. Puedes lijarlo para darle el toque final.

    ¡Ya tenemos nuestro marco terminado! Hemos añadido: una moldura en ángulo y una moldura plana en los 4 lados del espejo


  8. Crear la estructura de este proyecto es un juego de niños: corta 2 listones verticales grandes (cada uno con una longitud de aproximadamente 116 cm; comprueba la longitud directamente en el espejo antes de cortarlos). Después, corta 9 listones horizontales pequeños (con una longitud de aproximadamente 26 cm, pero también verifica este tamaño antes de cortarlos).


  9. Coloca todo en su lugar antes de pegar, para asegurarte de que todo encaja. Si es necesario, lija las piezas que sean demasiado largas.

  10. Para tener un acabado perfecto de las junturas del espejo, puedes lijar ligeramente la moldura.

    Nuevamente, pon algo de peso en el marco y usa Sargentos antes y después del lijado para que el espejo no se mueva.

  11. Elegimos pintar nuestro espejo de color blanco. Queríamos darle un toque suave, sin oscurecer demasiado el marco. ¡Puedes pintar tu espejo del color que más te guste!

    Protege el espejo con cinta adhesiva. Aplica dos capas de pintura. Después retira la cinta adhesiva.

    Para limpiar todos los espejos y quitar la pintura que traspasó la cinta adhesiva, puedes usar una toallita húmeda. También puedes usar un palillo de dientes para rascar a lo largo de los listones.


  12. Para darle al espejo un toque vintage, puedes lijar algunos puntos. Esto hace que la madera salte un poco y se consiga dar un toque de calidez al color blanco.

  13. El espejo que hemos realizado no es lo suficientemente grande para verse de cuerpo entero, pero si eso es lo que quieres, puedes colocarlo sobre un mueble, colgarlo en la pared o incluso hacer uno más grande.

    Consejo: Algunos espejos muestran una imagen distorsionada de la realidad, por lo que, si deseas utilizar tu espejo de forma cotidiana, debes tener esto en cuenta.

Espejo DIY